15 juegos infantiles tradicionales

Juegos Ir a comentarios 1

peonzaEl tiempo pasa y, aunque nos vamos poniendo viejos, que cantaba Pablo Milanés, seguimos conservando parte del niño que llevamos dentro. Hoy recurro a la memoria y rescato del baúl de mis recuerdos 15 juegos infantiles tradicionales. Juegos de toda la vida. La mayoría de ellos tan vigentes en la actualidad como lo eran hace décadas. Juegos para varias generaciones y eternamente divertidos. Hay muchos más, pero éstos seguro que los conoces.

1. Las canicas

La de buenos momentos que han ofrecido al personal esas pequeñas esferas coloreadas. La mayoría de vidrio o cristal, aunque también las hay de otros materiales, son universalmente conocidas y cuentan con muchos otros nombres: boliches, balitas, caniques, chivas… Durante mi infancia jugaban con ellas hasta los famosos Zipi y Zape, personajes de cómic creados por José Escobar.

2. La peonza

La peonza o trompo es otro clásico entre los clásicos. Las hay de distintas formas, materiales, tamaños y colores y ha evolucionado bastante a lo largo del tiempo. Cuando yo era pequeño competíamos por ver cuál “bailaba” durante más tiempo, quién era capaz de realizar más “trucos” con ellas o quién las lanzaba más alto.

3. La goma

Basta una goma elástica para garantizar horas y horas de entretenimiento. La goma es sujetada por las piernas de dos niñas (o dos niños, aunque ha sido tradicionalmente un juego femenino) que se sitúan en los extremos tensándola, mientras una tercera realiza saltos rítmicos en torno a ella.

4. El pañuelo

Juego en el que compiten dos equipos con igual número de miembros y numerados cada uno de estos correlativamente empezando por el 1. Los jugadores de ambos equipos se sitúan en los extremos del campo de juego y en el medio otro niño sostiene un pañuelo. Este último cantará en cada tanda un número y los competidores asignados con él deberán ir corriendo hasta el pañuelo. Ganará el jugador que primero lo coja y, sin sobrepasar la línea divisoria establecida, regrese a su zona de salida sin que el rival le toque. El perdedor quedará eliminado.

5. La comba

Saltar es sinónimo de alegría y diversión, por eso la comba tiene tanto éxito. Normalmente esta comba o cuerda es sostenida por sus extremos por dos niños o niñas que la ondean para que un/a tercero/a salte. También se puede practicar individualmente. Se trata de un ejercicio muy completo y que a menudo se utiliza como calentamiento antes de realizar otros.

6. Adivina, adivinanza

Jugar a adivinar es siempre una apuesta segura. En este caso el esfuerzo físico se sustituye por el mental sin que el tiempo de ocio se resienta lo más mínimo. Adivina, adivinanza, ¿qué tiene el rey en la panza?

7. El escondite

Qué decir del escondite. Muy sencillo: un niño se tapa los ojos y realiza una cuenta numérica mientras los demás participantes tienen que esconderse y evitar que el primero les encuentre. Tan importante elegir un lugar original e impredecible como ser sigiloso en los movimientos.

8. Pillar

Correr y correr para pillar. Los juegos de persecución triunfaron en el pasado, triunfan en el presente y triunfarán en el futuro. No se nos ocurre mejor manera de agotar fuerzas, hacer hambre y caer finalmente rendidos en la cama.

9. Policías y ladrones

Dos equipos, uno de policías y otro de ladrones, se enfrentan en esta ocasión. Los segundos han de esconderse porque, lógicamente, su objetivo es huir de las fuerzas del orden. Mientras tanto estas últimas, los polis, tendrán que encontrar a los cacos hasta que no quede ninguno.

10. Veo, veo

Este juego de adivinanzas es tan conocido que hasta la cantante Teresa Rabal le dedicó un tema muy popular. Básicamente consiste en que una persona visualiza una cosa y otra u otras tienen que adivinarla. Cuentan como primera pista con la letra inicial de la palabra a resolver.

11. Pares o nones

Un jugador elige pares y otro nones (impares). A continuación ambos esconden sus manos y a la cuenta de tres las vuelven a mostrar extendiendo cuantos dedos deseen. Éstos se contabilizan y ganará el haya pronosticado correctamente si la cifra definitiva es par o impar.

12. Piedra, papel o tijera

Dos rivales esconden una de sus manos y vuelven a mostrarla representando la piedra, el papel o la tijera. La piedra gana a la tijera pero pierde con el papel; la tijera recorta el papel pero es golpeada por la piedra; y el papel envuelve la piedra pero nada puede hacer frente al papel. ¿Estrategia? ¿Psicología? ¿Suerte? Un poco de todo.

13. Las chapas

Las chapas o tapones de botella han proporcionado grandes momentos. Pueden decorarse de muchas formas y están directamente relacionadas con variantes lúdicas asociadas al deporte. Existen por ejemplo federaciones de fútbolchapas y es habitual también convertir cada chapa en un ciclista del pelotón internacional y competir en trazados pintados en el suelo empujando los tapones con el dedo.

14. Los tazos

Los tazos son bastante más recientes que el resto de juegos, aunque su auge ha sido tal que merecían una mención. Son figuras normalmente circulares y de cartón con dibujos de caricaturas, personajes de series, etc. Existen diferentes tipos y distintas maneras también de ganarlos o perderlos jugando.

15. Carrera de sacos

Nuevamente toca correr, pero ojo, tendrás que hacerlo con suma habilidad metido en un saco. Los trompicones y las caídas están asegurados. Ser rápido importa, pero también ser astuto y habilidoso.

1 opinión en “15 juegos infantiles tradicionales”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.