Berlín: sumergirse en el encanto de pasado y presente

Lugares Ir a comentarios

Berlín

No es ajeno a nadie que Berlín fue durante décadas una ciudad dividida. Un muro que recorría el epicentro de la ciudad separó la Europa del Este y la del Oeste hasta 1989, cuando por fin acabó la Guerra Fría. Sin embargo, éste es un dato que no sería aparente para el visitante que en la actualidad quisiera pasearse por las calles de la capital alemana, que ha sabido levantar una ciudad moderna sin olvidar su pasado, desde el más lejano hasta el reciente.

Al pasear por el centro antiguo de la ciudad, casi podría asegurarse que, pese a todo por lo que tuvo que pasar, el Berlín del este se llevó las mejores obras arquitectónicas. Obligatorias en toda visita deberían ser la consabida Puerta de Brandeburgo, además del parlamento alemán, el imponente Reichstag -con uyna cúpula diseñada por Norman Foster que empuja los contrastes; La iglesia memorial Kaiser Wilhelm; La isla de los museos, y el paso fronterizo Oberbaumbrücke. Estos monumentos no hacen más que recordar que la historia de Berlín es larga, y está todavía muy viva en sus calles.

Por supuesto, nadie que visite Berlín debería marcharse sin ver los restos del famoso muro, reconvertido en una suerte de moderna galería artística, en los afueras al este de la ciudad. Unos suburbios que, guardando la simetría con su contrapartida al oeste, dibujan los edificios y construcciones más austeras y simplistas. Una vez más la convivencia de las diversas épocas en un único espacio es palpable.

La modernista y espectacular Potsdamer Platz sirve, por su parte, para traernos de vuelta al presente, o incluso al futuro. Un acristalado espacio lleno de cultura, centros comerciales y movimiento. Para observar todos los emplazamientos desde lo alto siempre queda ‘La torre de telecomunicaciones’ -Fernsehturm- de Berlín, de 365 metros de altura.

Reflejando esta mezcla de estilos y tiempos, tenemos la variada oferta de apartamentos con Oh-Berlin, perfectos tanto para turistas como para los que piensen en una estancia alemana a largo plazo. Cómodos, baratos y céntricos, podrán elegir la arquitectura más contemporánea o la visión más clásica.

Una recomendación adicional para los más golosos: En la selecta calle Französische tratad de buscad el bar de los chocolateros ‘Ritter Sport’, donde no solo encontrarán los mejores precios de los dulces de la marca, sino que podrán ver de primera mano cómo se diseñan las tabletas de este delicioso chocolate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *