Cómo montar una exposición fotográfica en sencillos pasos

Arte y Literatura Ir a comentarios

Es cierto que el mundo de la fotografía ha cambiado mucho en los últimos tiempos. Hoy en día las nuevas tecnologías han permitido que los teléfonos móviles traigan incorporados consigo cámaras de calidad y rara es la persona que no tiene como mínimo una compacta que le acompañe en sus viajes o citas especiales.  Así que, si estas deseando mostrar tus fotos (bien sean de profesional o como aficionado) en el siguiente post queremos darte una serie de consejos sobre cómo montar una exposición fotográfica.  

Consejos para realizar una exposición fotográfica

Aunque a primera vista pueda resultar sencillo, realizar una exposición fotográfica es un proyecto que requiere de un tiempo y una preparación a tener en cuenta, sobre todo si se trata de tu primera experiencia.

1. Nuestro primer objetivo será definir la temática de nuestra exposición y precisar qué queremos transmitir. Para ello es necesario realizar una buena distribución de las fotografías, es decir, no poner todas en un mismo lugar. Así no tendremos espacios vacíos y evitaremos dar una sensación de aglomeración. Podremos dividirlas por temas, tamaños, fechas, afinidad…etc, de tal manera que el público vaya realizando un camino coherente.

2. Pero todo lo anteriormente dicho dependerá en gran medida del tamaño de la sala, y es que no es lo mismo que mostremos nuestras fotos en un centro cultural que en un restaurante o una galería. Conocer con antelación el lugar donde llevaremos a cabo la exhibición es un punto importante porque condiciona  la producción y el montaje.

3. Una vez seleccionado el lugar debemos establecer la cantidad de fotos que mostraremos al público (ciertos estudios señalan que un mínimo de 24). Es hora de descartar aquellas que no nos convenzan y seleccionar las que más nos gusten, es decir, las que sabemos que son relevantes y que representarán nuestro trabajo de la mejor manera. Suena fácil, pero nada más lejos de la realidad, ya que se presupone que todas las fotografías nos han parecido apropiadas en el momento de ser tomadas, así que deberemos ser autocríticos.

4. Tras haber escogido las fotografías, tendremos que visualizarlas en monitores calibrados para verlas con mayor tamaño y detalle, es decir, tal y cómo aparecerán después en la exhibición. De esta manera comprobaremos que la definición es la correcta y podremos realizar los retoques necesarios antes de su impresión.  Seguramente habrás podido comprobar al llegar a este punto que cómo organizar una exposición fotográfica es una ardua tarea.

5. Con las fotografías ya impresas, es turno de colocarlas en un soporte económico y adecuado para garantizar un transporte ligero y seguro hasta el lugar de la exposición.  Tanto el cristal como el marco jugarán también un papel importante, ya que de no ser tenidos en cuenta pueden echar al traste la fuerza y calidad de las fotos.

6. Además, conviene realizar paneles de texto para aquellas fotografías que no se expliquen por sí solas o en las que se quiera recalcar algún aspecto a tener en cuenta. Utilizar códigos QR puede ser una opción interesante para llevar a los asistentes a una explicación más detallada en nuestro blog o web. Estos textos también hay que diseñarlos, elegir tipografía, color, tamaño… y hay que imprimirlos. 

7. Todo esto está muy bien, pero si no hacemos saber a la gente de nuestra exposición, todo el esfuerzo habrá sido en vano. El mailing, las redes sociales, los carteles o el boca a boca son métodos que nos ayudarán a que ésta llegue al máximo de gente posible.

8. Si la financiación de la exposición fotográfica corre de nuestra cuenta, tendremos que realizar un plan presupuestario de acuerdo a nuestras capacidades económicas, poniendo especial hincapié en aquellos campos que nos permitan conseguir que nuestras fotos reluzcan como nos gustaría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *