Consejos para proteger la privacidad en Twitter

Tecnología Ir a comentarios

Twitter

Parece que fue ayer cuando aparecieron las redes sociales, aunque lo cierto es que ha llovido mucho desde entonces. Desde la aparición de MySpace en 2003, hasta el estallido de Pinterest en 2010, diversas han sido las redes sociales que han entrado con fuerza en nuestro día a día. Una de ellas es Twitter, aparecida en 2006. Ofreciendo un servicio de microblogging que apenas nos permite escribir 140 caracteres, cuenta con 500 millones de usuarios, según datos de abril del 2012. La mayor preocupación de los usuarios en estos servicios es cómo proteger la privacidad, algo que puede parecer difícil dada la inmensidad de la red de redes. Ya os enseñamos a utilizar las listas de Facebook para controlar la privacidad en esa red social, y en esta ocasión, te ofrecemos una serie de trucos y consejos para proteger nuestra privacidad en Twitter y no morir en el intento:

Lo primero a tener en cuenta es que resulta conveniente no tuitear todo lo que hacemos. Aunque es cierto que la pregunta que Twitter nos plantea para utilizar el servicio, “¿Qué estás haciendo?” nos incita a pregonar a los cuatro vientos a qué nos estamos dedicando en ese preciso instante, esto no significa que debamos escribir a cada minuto. La limitación de los 140 caracteres puede ser un impedimento a la hora de concretar nuestra actividad, pero he ahí otra de las ventajas: tampoco es necesario. No debemos desglosar todos y cada uno de los aspectos de nuestro día a día. Tenemos que tener cuidado con utilizar Twitter como si se tratara de un diario. Con esto no estamos diciendo que esté mal ir comentando pequeños detalles de nuestro día a día, es más, esto ayuda a dar la sensación de que detrás de ese avatar existe una persona de carne y hueso, y no un bot que sólo se dedica a tuitear tweets programados.

Tener cuidado con otras cuentas que enlazamos a Twitter. Debemos tomar ciertas precauciones al conectar varias cuentas con nuestro perfil de Twitter. La interconectividad entre las distintas redes sociales cada vez se da más: podemos enviar nuestros tweets a Facebook, nuestra ubicación de Foursquare a Twitter, la última entrada de nuestro blog WordPress a Tumblr, la foto que acabamos de subir a Instagram… pero esto conlleva un riesgo: estamos dando demasiada información sobre nosotros. Controlar qué es lo que dejamos ver a terceras personas es fundamental, y cuando tenemos tantas cuentas conectadas entre sí, puede llegar a ser un tanto caótico. Reducir al mínimo los servicios conectados a nuestro Twitter es una buena opción si queremos seguir controlando qué información damos a terceros sobre nosotros mismos.

Desactiva el servicio de geolocalización. A la hora de tuitear, existe la opción de añadir una ubicación a nuestros tweets. Esto se hace más notable al usar Twitter desde nuestros smartphones, con la opción del GPS activa, es posible añadir el punto del planeta desde el que estamos enviando ese tweet con esa foto tan graciosa. En un principio puede parecer algo inofensivo, pero este tipo de artimañas pueden utilizarla los amigos de lo ajeno para robar, y más cuando contamos con un perfil completamente público. Reduce el uso de la geolocalización en tus tweets en la medida de lo posible. Cuando utilizas Twitter desde la web, es el botón de la derecha que aparece justo debajo del cuadro de diálogo que usamos para escribir un tweet.

Cuidado con lo que subimos. Twitter nos ayuda a compartir las pequeñas cosas que nos encontramos día a día, pero con moderación. De la misma forma que te recomendamos no escribir cada detalle de tu día a día, también te aconsejamos que tengas cuidado con lo que compartes en la red de microblogging. Una foto desafortunada o un comentario desacertado podrían arruinar nuestra reputación en Twitter.

Si todo lo anterior te ha parecido poco, entonces como última opción siempre puedes convertir en privado tu perfil, o lo que es lo mismo, como última recurso siempre puedes poner el candado a tus tweets. Con el candado en nuestros tweets, todo lo que publiquemos en Twitter no será público. La red de microblogging ofrece a sus usuarios la opción de proteger sus tweets de esta forma. Así, podemos elegir quiénes pueden ver nuestros tweets, además de llevar un control más estricto sobre nuestros seguidores, ya que en el momento en el que protegemos nuestra cuenta con este método, cualquier usuario que quiera ver nuestros tweets protegidos deberá solicitar el acceso. Esta opción trae consigo una serie de ventajas y desventajas. La ventaja más notable es que podemos controlar mejor quién ve lo que escribimos en la red social, lo que nos permitirá mantener a raya a aquellos curiosos que no queremos que nos sigan. Entre las desventajas, se encuentra la escasez de seguidores, además de que nuestros tweets no cuentan para convertir una palabra en trending topic. El hecho de no poder ver los tweets de un perfil antes de decidir si se le quiere seguir o no, echa a muchos usuarios atrás, sobre todo si éstos no tienen sus tweets protegidos.

Si nuestra meta en Twitter es conseguir el mayor número de seguidores que podamos, lo aconsejable sería tener un perfil público para que todo aquel que quiera pueda ver lo que publicamos. Con un perfil público, cualquiera será libre de seguirnos sin necesidad de pedirnos permiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *