¿Cuál es el origen de la expresión ‘poner los cuernos’?

Lenguaje Ir a comentarios 5

Utilizamos la expresión ‘poner los cuernos’ para decir que alguien ha cometido una infidelidad de tipo sentimental, pero ¿cuál es el origen de esta locución tan recurrente? ¿Fueron los vikingos los primeros en usarla? ¿Los españoles? ¿Los mejicanos? Hay versiones para todos los gustos.

Muy probablemente fueron los jefes vikingos quienes, en pleno medioevo, dieron pie a la expresión ‘poner los cuernos’. Los más valientes navegantes de Escandinavia tenían derecho de pernada sobre las mujeres de su zona de influencia, estuviesen casadas o no. Y claro, cuando se encontraban en plena faena, avisaban de ello colgando sus característicos gorros de la puerta del hogar ocupado.

Otras versiones sitúan el origen de la expresión en España, en el siglo XVI. Comparar a alguien con un carnero era por aquellos entonces algo así como llamarle tonto, por lo que si a una persona le ponían los cuernos era sinónimo de que le estaban tomando el pelo. Peor aún, decir que alguien tenía cuernos era insinuar que estaba castrado, como los bueyes.

También hay quien dice en México que ‘poner los cuernos’ procede de la expresión ‘hacer buey’. Los mejicanos afirman que se ‘hace buey’ a alguien cuando se le está ridiculizando. Mientras que el cabrón, el macho cabrío, es sinónimo de virilidad; las connotaciones del buey son justamente las contrarias.

5 opiniones en “¿Cuál es el origen de la expresión ‘poner los cuernos’?”

  1. como aclaración explicar que la explicación de los vikingos es casi correcta, en realidad lo que colgaban de la puerta para avisar de «la faena» eran dos cuernos de alce. además estaba bien visto que eligieran a tu mujer para eso.

  2. Probablemente tengas razón, Willy; de hecho, ante la duda, hemos quitado la alusión a los cuernos vikingos del texto.

    Según algunas fuentes, en contra del tópico, los cascos metálicos, la cota de malla y el equipamiento completo eran muy caros, por lo que sólo se los pudieron permitir los miembros de la nobleza o las tropas de élite en la fase final de la era vikinga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *