Dry Martini y Bloody Mary, grandes aliados del otoño

Gastronomía Ir a comentarios

La estación de la melancolía ya está aquí. El otoño ha llegado y las noches de verano en las que disfrutábamos acompañados de un buen cóctel en la terraza se despiden hasta el año que viene. Sin embargo, no tenemos por qué decir adiós al placer de disfrutar de una espléndida copa. Cuando el calor disminuye y los días se acortan, llega el tiempo de abandonar los cócteles frutales y dulces para degustar otros más secos. En este tiempo, combinados como el Dry Martini o un Bloody Mary se pueden convertir en la guinda perfecta a una maravillosa velada.

En otoño se buscan mezclas con mayor potencia que nos hagan entrar en calor, por eso ambas bebidas se convierten en fieles aliadas de esta época del año. Sabores como la manzana, vainilla o naranja son perfectas para un tiempo que se tiñe de colores ocre.

Elaborar un Dry Martini, el clásico de la elegancia, no es complicado aunque la perfección de su sencillez radica en la precisión de su preparación. La receta clásica incluye una parte de Martini extra seco y ginebra a partes iguales, un golpe de orange bitter, un twist de limón y una aceituna verde. Por su parte, la receta actual mantiene los ingredientes pero añade cuatro partes de ginebra por una de Martini extra seco.

En el caso del internacional Bloody Mary también es perfecto para acompañar un almuerzo de domingo. Nuevamente, la clave está en la manipulación y frescura de su preparación. Un buen zumo de tomate, vodka, tabasco, limón, salsa Worcerstershire, sal, pimienta y unos cubitos de hielo son los ingredientes de este cóctel que deben ser tratados con mucho mimo para disfrutar de una auténtica cascada de sabores en el paladar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *