La cultura maorí

Arte Ir a comentarios

La cultura maorí
Viajar a Nueva Zelanda es un sueño por lo alejado del destino –en las antípodas de España-, por el coste que supone y por las maravillas que ofrece este pequeño país de abrumadora naturaleza. Desde fríos glaciares o impresionantes fiordos hasta zonas geotérmicas de géiseres, fumarolas y lagunas termales, pasando por montañas nevadas, verdes valles, formaciones cavernosas y playas paradisíacas. Todo un mundo de contrastes concentrado en un país que fácilmente se recorre en una semana.

Pero además de la sorprendente naturaleza, Nueva Zelanda es también un destino cultural único en el mundo. La cultura maorí despliega aquí todo su atractivo e historia. De origen polinesio, los maoríes o maorís llegaron a Nueva Zelanda en sucesivas migraciones realizadas entre los siglos X y XIV. Los relatos que se conservan de los primeros colonizadores europeos que llegaron más tarde a Nueva Zelanda hablan de los maoríes como guerreros feroces y orgullosos, características que muestra también el haka o danza tribal maorí. Famosa a nivel mundial por la demostración que hacen de ella los All Blacks, la selección de rugby nacional, antes de cada encuentro, el haka es en realidad un baile tradicional que los maoríes acostumbraban a hacer como signo de bienvenida y hospitalidad, aunque sus movimientos intimidatorios de origen guerrero puedan hacer creer todo lo contrario.

El tatuaje es otro signo esencial de la identidad cultural maorí. Conocido como ‘moko’ en lengua maorí, el tatuaje neozelandés se basa en formas abstractas y geométricas. Hoy en día es fácil encontrar numerosas representaciones de la cultura maorí en Nueva Zelanda aunque desgraciadamente la mayoría de ellas son espectáculos turísticos que tienen más de show que de muestra cultural. De cualquier forma, un recorrido por Nueva Zelanda y su cultura maorí bien merece la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.