La pintura de Joaquín Sorolla

Arte Ir a comentarios

Joaquín_Sorolla_-_Chicos_en_la_playa

La corriente artística del impresionismo encontró en la pintura uno de sus principales cauces de expresión. Artistas franceses tan reconocidos como Fréderic Bazille, Claude Monet o Pierre-Auguste Renoir forman parte de esta corriente que se caracteriza por el uso de pinceladas grandes y cortas, así como colores claros y puros que llenaban de luminosidad las obras. Entre los pintores españoles, destaca la figura de Joaquín Sorolla. En este post explicamos las claves de su pintura.

Joaquín Sorolla y Bastida (1863-923) fue un prolífico artista valenciano que dejó más de 2200 obras catalogadas. Su pintura madura ha sido etiquetada como impresionista, postimpresionista y luminista. Reúne todas las características de este periodo que, previo a su nacimiento, ya estaba en pleno apogeo en Francia. El gusto por el aire libre; la búsqueda de lo efímero y fugaz; los efectos de la luz así como la ausencia del negro y de los contornos son las claves de una obra ejecutada también a partir de pinceladas sueltas e independientes.

Desde su juventud, Sorolla se interesó por la pintura al aire libre con la que se esforzaba por captar la luminosidad de la huerta valenciana y las playas mediterráneas. Entre sus temáticas predilectas cobran especial relevancia los paisajes levantinos de ambiente costero, siempre vinculados a la presencia humana y en los que la luz juega nuevamente un papel fundamental. ‘Paseo por la playa’ (1909) o ‘Niños en la playa’ (1910) representan un claro ejemplo de estas características.

El pintor valenciano destaca, a su vez, por su etapa como retratista. Personajes de la talla de Cajal, Galdós, Machado, Blasco Ibáñez y políticos como Emilio Castelar o el rey Alfonso XIII posaron para él. Tras su muerte, su casa de Madrid fue abierta al público convertida en el actual Museo Sorolla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.