En Navidad, ¿cava o champagne?

Gastronomía Ir a comentarios

cava o champagne para navidadSe acerca la Navidad y con ella las burbujas doradas llenan los anuncios de las bebidas por excelencia de esta época. Ante tanto preparativo festivo es ahora cuando nos vuelve a asaltar el eterno dilema: ¿cava o champagne? ¿Con cuál nos quedamos? Conoce sus diferencias.

Calidad, identidad y diferencia son las tres características que se asocian a estas aclamadas bebidas. Y aunque a simple vista no se aprecien, sí es cierto que el cava y el champagne no son lo mismo. No obstante, todavía hoy se utilizan ambos términos para referirse a cualquier vino espumoso embotellado con burbujas. Según explican en la web el Profesor de Vinos, ambos vocablos se encuentran protegidos por sus correspondientes indicaciones geográficas, lo que conocemos comúnmente por “Denominaciones de Origen”. La gran semejanza entre ambos productos es su método de elaboración: una segunda fermentación del vino base en la propia botella.

En cuanto a sus diferencias, la más acusada es la zona de procedencia. Solo se debe denominar ‘cava’ al elaborado en las regiones permitidas en España, siendo Cataluña la más conocida. Por el contrario, el ‘champagne’ procede de la región francesa con el mismo nombre ubicada al noroeste del país. Por lo general hablamos de un vino blanco aunque también podemos encontrar algunas variedades de champán rosado.

Las cepas que se cultivan en Francia para la elaboración del champagne son la Pinot Noir, Pinot Meunier y la Chardonnay. Según señalan en Verema, las dos primeras son uvas tintas, mientras que la última es blanca. “La Pinot Noir aporta al vino cuerpo, carácter y longevidad. La Pinot Meunier tiene menos carácter que la anterior y proporciona vinos afrutados, mientras que la Chardonnay confiere al vino ligereza y frescor”. Por su parte, las uvas usadas principalmente para la elaboración de cava son la Macabeu, Xarel.lo y Parellada, todas ellas blancas. “La Macabeu proporciona vinos aromáticos y afrutados. La Xarel.lo da al vino cuerpo, vigor y resistencia. La Parellada aporta finura y suavidad”, detallan en la misma web.

Otro de los factores que inciden en sus diferencias es el clima. La escasa insolación que reciben las cepas en el norte de Francia, en ocasiones, obliga a la adición de azúcares al mosto antes de proceder a su fermentación. Esto se realiza con la intención de contrarrestar la excesiva acidez que provoca la falta de luz en las uvas del champagne. Sin embargo, con el cava no es necesaria esta técnica ya que las uvas cuentan con un mayor dulzón debido al clima mediterráneo. Por lo que sólo con el Cava se puede hacer una doble fermentación del vino totalmente natural, sin añadido de azúcares. ¿Es mejor uno u otro? Como siempre, eso depende de cada paladar. Sea cual sea tu elección, disfrutarás de la Navidad con cualquiera de las dos bebidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *