¿Cuál es el origen del gin tonic?

Gastronomía Ir a comentarios

origen-gin-tonicEl gin tonic es una de las bebidas con alcohol más populares de cuantas se consumen tanto en las reuniones de hogar como en bares, pubs y discotecas. Este combinado está formado por una mezcla de ginebra y tónica y se sirve con hielos y rodajas de limón, pero ¿sabes cuál es el origen del gin tonic?

La procedencia del gin tonic se remonta al siglo XVIII. En aquellos tiempos, la compañía Cadbury Schweppes ideó un remedio para combatir los estragos que enfermedades como la malaria producían entre la población británica desplazada en las colonias de África, India y el Lejano Oriente.

La receta de Schweppes, basada en el agua de quinina, recibió el nombre de tónica, pero tenía un problema: su sabor era demasiado amargo. ¿Remedio? Mucha gente comenzó a mezclarla con ginebra, inventando así el famoso gin tonic que tanto gusta en nuestros días.

Consejos para elaborar un refrescante gin tonic podríamos darte muchos, aunque de partida te diremos que la elección de una buena ginebra se antoja esencial. La lista de marcas es casi infinita, algunas tan conocidas como Beefeater y otras premium como Hendrick’s, Martin Miller’s o Tanqueray, por citar solo algunas.

Para facilitarte la compra de una ginebra adecuada, existen páginas especializadas en Internet. Hay muchas, aunque una muy seria, segura y fiable es Rakuten, con un amplio catálogo de productos de primera a precios muy competitivos. Incluye además tónicas de prestigio y otros complementos para que nada falle a la hora de preparar tu gin tonic. No tienes excusas.

¡Una ginebra adecuada y manos a la obra! Coge una copa con forma de balón o un vaso ancho y llena el vidrio hasta arriba de hielo. A continuación exprime un trozo de piel de lima o limón dentro y restriégalo por el borde, introduciéndolo después en el recipiente.

Echa la ginebra en la proporción que desees (5 cl. suelen ser suficientes) y vierte la tónica lo más cerca de la copa que puedas para que ésta no pierda sus propiedades.

Remueve finalmente con una cucharilla y golpea ligeramente el fondo para estimular las burbujas. ¡Ya está! ¡Chin chin y a disfrutar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *