¿En qué países el fútbol estuvo prohibido?

Deporte Ir a comentarios

portero de fútbolEl fútbol es uno de los deportes más practicados del mundo. Según los últimos estudios realizados, cerca de 4.000 millones de personas tienen contacto con el que está considerado como el deporte rey, ya sea como jugadores federados o de manera amateur. Además, también es uno de los deportes más antiguos del mundo. Si bien es cierto que la historia del fútbol moderno tal y como lo conocemos hoy en día se remonta a un siglo atrás, también lo es que las prácticas que implicaban el contacto de los pies con un balón ya se daban hace miles de años. La forma más antigua del deporte de la que se tiene constancia es el Ts’uh Kúh chino, recogido en un manual militar de la dinastía de Han, comprendida entre los siglos II y III a.C.

Estas elevadas cifras de jugadores y seguidores se traducen en importantes ingresos económicos. LaLiga, cuyo título de esta temporada parece estar ya en manos del Barça tras su victoria en la jornada 31 contra el Atlético de Madrid, facturó en la temporada de 2016/17 un total de 3.662 millones de euros. De este montante, casi la mitad de los ingresos tuvieron su origen en las retransmisiones de los partidos, lo que confirma que el fútbol es un deporte que engancha tanto como práctica deportiva como entretenimiento.

No obstante, la popularidad de la que goza hoy en día el fútbol no siempre fue la misma. Es más, hubo determinados momentos de la historia en los que algunos países llegaron a prohibir su práctica e incluso el visionado de los partidos a través de la televisión.

Las Islas Británicas fueron las primeras en censurar el deporte del esférico a pesar del éxito que cosechaba su versión primitiva entre la ciudadanía. En 1314, el alcalde de la ciudad de Londres prohibió la práctica del fútbol dentro de los límites urbanos bajo pena de cárcel alegando que era una disciplina muy ruidosa. Durante la Guerra de los Cien Años que enfrentó a Francia e Inglaterra, los diferentes monarcas ingleses que se sucedieron en el trono también impusieron castigos a todos aquellos que jugasen al fútbol en lugar de llevar a cabo actividades más útiles para el conflicto, como el tiro con arco.

Pero esto no se quedó ahí. Durante el siglo XV los reyes escoceses también prohibieron este deporte, siendo Jacobo I uno de los más famosos gracias al decreto que aprobó en 1424 por el que se prohibía que cualquier hombre jugase al fútbol. Habría que esperar hasta el siglo XIX para que la consideración social que se tenía del fútbol comenzase a cambiar. En 1863, la Universidad de Cambridge redactó unas normas en las que se contemplaba una importante reducción de la violencia en el juego y terminó con los casi 500 años de prohibición.

Más reciente, y dramática, es la situación que se vivió en Somalia. En 2006, por cuestiones ideológicas, se prohibió el fútbol tras el Mundial de Alemania. La situación se volvió insostenible durante el Mundial de Sudáfrica de 2010, en donde no solo se prohibió su práctica, sino que ver los partidos de la competición fue penado con la muerte en determinadas zonas del país. Los seguidores de este deporte veían los partidos a escondidas, con la televisión sin sonido y vigilando que no fueran observados. En la actualidad esta restricción ya no existe e incluso se han formado equipos de mujeres para promover el deporte, aunque sigue habiendo reticencias al respecto.

 

aficionado de futbol

Y del país del fútbol nos llega la tercera prohibición, aunque está centrada en exclusiva en el ámbito femenino. La historia del fútbol femenino en Brasil se remonta a la década de los años 20, cuando se disputó el primer partido en la ciudad Sao Paulo. Durante las dos décadas siguientes esta práctica estuvo muy bien vista y recibió apoyo desde las federaciones locales y regionales, a pesar de que en otras partes del mundo, como en Inglaterra, comenzó a prohibirse. Tras una carta de un ciudadano en la que se alegaba que el fútbol era un deporte indecoroso y violento para las mujeres, las instituciones de Brasil decidieron prohibir por ley el fútbol femenino en 1941. Esta ley estaría en vigor casi 40 años, hasta 1979, cuando finalmente las mujeres consiguieron que se les reconociese su derecho a demostrar su valía en el terreno de juego.

Como vemos, la prohibición de jugar al fútbol no estuvo muy extendida pero sí existió, al igual que otras prohibiciones de lo más absurdas como la de correr o la de morirse, pero estas las dejamos para un próximo artículo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *