¿Por qué en EE.UU. suena el himno antes de cada partido?

Deporte Ir a comentarios

La bandera de los Estados Unidos extendida en el centro del campo con todo el público de pies y en silencio esperando a que suenen los acordes del himno nacional. Un cantante, generalmente famoso, se acerca al micrófono para interpretar el The Star-Spangled Banner y los cazas del ejército sobrevuelan el estadio en formación diamante mientras dejan su rastro con los colores de la bandera. Esta situación se vive cada fin de semana en los recintos deportivos del país norteamericano, pero ¿por qué en EE.UU. suena el himno antes de cada partido?

¿Por qué en USA suena el himno antes de cada partido?

Seguramente, en algún momento de tu vida has estado viendo un partido de la NBA o de fútbol americano y te has preguntado por qué en Estados Unidos hacen sonar el himno nacional antes de cada encuentro. Lo cierto es que esta costumbre no está muy extendida alrededor del planeta y es difícil de encontrar fuera de dicho país, ya que en la previa de los partidos de la Premier League, por ejemplo, no suena el  God Save the Queen. Solamente en los partidos correspondientes a los torneos de selecciones (da igual la modalidad) suenan los himnos nacionales de los equipos que se van a enfrentar.

Por qué suena el himno de EE.UU antes de los partidos

Todó comenzó con el béisbol, que aunque en los últimos años ha perdido protagonismo y popularidad a favor del fútbol americano y el baloncesto, sigue siendo el deporte por excelencia en Estados Unidos. Nos tenemos que remontar a la Serie Mundial de 1918, cuando los Red Sox de Boston y los Cubs de Chicago se jugaron el campeonato. Por aquel entonces, el país estaba en medio de la Gran Guerra y más del 4% de la población había sido destinado al conflicto bélico, por lo que muchos partidos de la Major League Baseball (MLB) habían tenido marchas militares y elementos patrióticos para apoyar a los combatientes desde la distancia.

En época de guerra, la sociedad norteamericana estaba con el estado de ánimo decaído, así que mientras transcurría el mencionado partido, en mitad de la séptima entrada, los Chicago Cubs hicieron sonar el himno para animar a sus espectadores. Los 19.274 asistentes se levantaron para llevarse la mano al pecho y cantar el himno de EE.UU. y honrar a los más de 100.000 soldados caídos en combate.

A partir de aquel momento, la MLB adoptó la tradición de hacer sonar el himno en ocasiones especiales: el día de apertura de las ligas profesionales de béisbol (opening day), la celebración del 4 de julio y las series mundiales. Sin embargo, años más tarde y cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, el himno se puso antes de todos los partidos durante el transcurso del conflicto bélico internacional, y cuando este terminó, el comisionado de la NFL  de 1946 consideró que tal costumbre no debía finalizar; el ritual ya se había expandido a otros deportes. En la actualidad no hay un evento deportivo estadounidense en el que no suene el himno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *