¿Por qué se llama canícula a los días más calurosos del verano?

Ciencia Ir a comentarios

La canícula es un fenómeno que se registra año tras año entre los meses de julio y agosto y tiene una duración de unos 40 días aproximadamente. Durante ese tiempo, las temperaturas aumentan, hay un calentamiento excesivo del aire, los cielos están despejados y las lluvias disminuyen.

¿Por qué recibe el nombre de canícula?

canícula

La palabra viene del termino latín canis , que significa perro y hace referencia a la estrella Sirio (apodada “la Abrasadora” y perteneciente a la constelación Can mayor) la más brillante en el cielo nocturno durante la época de más calor en el Hemisferio Norte. En la antigüedad se creía que durante los meses de julio y agosto esa estrella y el sol unían su energía, razón por la que el calor era más intenso en estos meses.

Como sabemos, el planeta Tierra además de girar sobre sí mismo, también se inclina ligeramente y, aunque en un principio pueda sonar contradictorio, la Tierra se encuentra más lejos del Sol en verano que en invierno. Hablamos, eso sí, del verano y del invierno en el hemisferio norte. Ahora bien, ¿cómo es esto posible? Porque no importa tanto la distancia entre la gran estrella y nuestro planeta como la inclinación de éste último. Por ello, con el solsticio de verano los rayos del sol nos llegan más directamente, siendo esta la verdadera razón del calor en verano.

No debemos confundir la canícula con una ola de calor, ya que la primera hace referencia a la época más calurosa del año, mientras que la segunda es un fenómeno meteorológico extraordinario que, aunque también se caracteriza por las altas temperaturas, tiene una duración más breve y puede darse en cualquier época del año.

¿Cómo protegerse del calor?

Durante este periodo de tiempo el calor es más intenso, por lo que hay que tomar una serie de medidas para combatir la canícula y evitar así golpes de calor, insolaciones y deshidrataciones. Obviamente habrá que alejarse del sol y  evitar la exposición directa, sobre todo al mediodía, cuando las temperaturas son más altas; beber agua y consumir alimentos frescos (ensaladas o frutas), así como llevar ropa ligera y de colores claros; y mantener tanto la casa como el lugar de trabajo ventilado y fresco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *