¿Qué es citar y cómo hacerlo?

LenguajeTutoría Ir a comentarios

La cita es un recurso vital si estamos elaborando una información y nos estamos basando en la obra de alguien. Como explicamos en otro momento, utilizar una obra ajena sin citarla correctamente puede atraer consecuencias indeseadas, como suspender una asignatura, ser expulsado de una universidad o recibir una sanción económica grave.

Citar es atribuir de manera expresa un contenido a su autor original. Dependiendo del contexto en el que sea utilizada, una cita puede ser de diversos tipos:

 

Cita destacada

Una cita textual que supera las 40 palabras es una cita destacada. No está integrada sintácticamente dentro del texto y suele requerir una pequeña introducción o interpretación que se hará antes o después de ella para dotarla de contexto y significancia.

Ejemplo:

Como indican Robledo, Fidalgo, Arias y Álvarez en su estudio, la autonomía es vital a la hora de seleccionar el tipo de metodología educativa:

En definitiva, la principal aportación de este estudio se relaciona con el hecho de que aquellas metodologías activas que suponen más demandas, actividad y autonomía al alumno en su proceso de aprendizaje, entre las que se erige el ABP como metodología clave, son las que tienen una mayor efectividad en el desarrollo de competencias, desde el punto de vista del propio estudiante. No obstante, esta conclusión debe matizarse y aceptarse dentro de los propios límites de la presente investigación.

 

Cita integrada

Como la cita destacada, la cita integrada cita textualmente utilizando las comillas, la cursiva o alguna otra manera de indicar que el texto es ajeno. Pero la diferencia es que no interrumpe el texto y va integrada dentro de un párrafo porque se utiliza la propia cita en la argumentación.

Ejemplo:

La aproximación retórica juega un papel importante en la evaluación de la escritura y posterior divulgación académica. Para Charles Bazerman, quien ha indagado sobre la escritura del artículo científico, “la retórica es fundamentalmente un estudio práctico que ofrece a las personas gran control sobre su actividad simbólica”. (1988, p.6).

 

Cita de parafraseo

Parafrasear es replicar un texto sin utilizar exactamente las mismas palabras. Esta figura retórica es muy útil para explicar un contenido de manera que sea más sencillo de entender. Aunque las palabras sean tuyas, esto sigue siendo una cita, y como tal hay que atribuir su autoría de igual manera

Ejemplo:

Según Venegas (2005, en línea), el artículo publicado en revistas es un producto variable y complejo, que es el resultado de versiones previas, las cuales se construyen mediante la interacción del autor con los asesores, los coautores, los colegas, los evaluadores y los editores.

 

Cita de apoyo

Aunque no sea una cita estrictamente hablando, sí es un recurso para apoyar lo que se está diciendo indicando que otros autores lo corroboran de una manera u otra. Se suele utilizar cuando a lo largo de un texto se hace referencia continuamente a uno o varios autores.

Ejemplo:

Por ello, el diseño de propuestas y/o programas para facilitar el desarrollo lingüístico es frecuente. Unos se elaboraron para facilitar el desarrollo integral del lenguaje (p.ej., Rius, 1995) y otros fueron ideados para atender algunos de sus componentes (p. ej., Moreno, Axpe y Acosta, 2012).

 

Cita de extensión

Consiste en mencionar a uno o varios autores para ofrecer al lector una opción para continuar informándose sobre el tema sobre el que versa el texto.

Ejemplo:

Su desarrollo coincidió con el inicio de la Edad Moderna, marcada por la consolidación de los estados europeos, los viajes transoceánicos que pusieron en contacto a Europa y América, la descomposición del feudalismo, el ascenso de la burguesía y la afirmación del capitalismo. Sin embargo, muchos de estos fenómenos rebasan por su magnitud y mayor extensión en el tiempo el ámbito renacentista. Para más información, véase H.F. Ullman, 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.