¿Qué es la misofonía?

Salud Ir a comentarios

misofonía¿Te molesta el ruido de la gente al comer? Entonces esto te interesa. Si eres de los que no soporta escuchar a otros sorber la sopa o masticar la comida porque el ruido te resulta irritante, debes saber que no eres un maniático, simplemente sufres de una condición llamada misofonía. Aunque literalmente significa “odio al sonido”, estas personas solo odian aquellos que les provocan reacciones negativas, como ansiedad, pánico y rabia.

Sin embargo, no solo se trata del ruido que provoca la gente comiendo, ya que los sonidos que desencadenan las respuestas en las personas con misofonía varían de un individuo a otro. Por ejemplo, uno puede reaccionar al ruido que hace alguien al respirar, mientras que otro sufrirá emociones negativas con el “click” de un bolígrafo. Y, por supuesto, cada uno responde a los distintos estímulos de manera diferente.

Pese a no estar catalogada como uno de los trastornos psiquiátricos, la misofonía puede afectar gravemente el desarrollo de la vida cotidiana de las personas que la sufren, y es que tienden a huir de aquellos ruidos que les resultan insoportables, aunque ello les suponga perderse situaciones placenteras o importantes. Además, está comprobado que existe baja tolerancia con las personas cercanas, por lo que las relaciones e interacciones se vuelven difíciles e incluso tensas en su círculo de apoyo, provocando efectos dañinos .

¿Cómo se trata la misofonía?

Desgraciadamente para aquellos que la sufren, aún no se han encontrado medicamentos ni tratamientos para dicha enfermedad, pero sí que existen algunos remedios para conseguir cierto alivio durante esos momentos:

-Las personas sufren misofonía son conscientes de que sus emociones negativas son exageradas y no tienen sentido. Sin embargo, esto no les ayuda a controlar unos sentimientos que surgen de manera automática. Hablar con los amigos y/o familiares ayudará a que comprendan el problema y lo acepten.

-Durante las comidas usar auriculares con música para no escuchar los ruidos, o incluso tapones en los oídos para disminuir la intrusión del ruido.

-Sentarse en una zona distante con respecto a los otros comensales o incluso comer antes o después de que éstos lo hagan. En caso de no poder, practicar la meditación para relajar el estrés.

-Evitar el consumo de cafeína o alcohol, ya que éstos pueden agravar los síntomas.

Sonidos que provocan la misofonía

Sonidos provocados por la boca: beber, masticar, eructar, besar,  o cepillarse los dientes.

Sonidos de la respiración: ronquidos, estornudos o respiración fuerte.

Sonidos relacionados con la voz: susurrar o el uso repetido de palabras.

Sonidos del ambiente: cuando alguien teclea, televisión prendida, pasar las páginas de un libro o e ruido del reloj funcionando.

Sonidos de animales: perro ladrando, pájaros volando o animales bebiendo o comiendo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *