¿Qué hacer en caso de atragantamiento?

Ciencias Naturales Ir a comentarios

Una de las principales causas evitables de muerte es el atragantamiento por cuerpo extraño. Este término, que puede sonar lejano, está mucho más presente en nuestra vida cotidiana de lo que podemos llegar a creer y consiste en la obstrucción de las vías respiratorias por un objeto. Normalmente suele ser un pequeño alimento (un fruto seco, un trozo de calamar o el hueso de una aceituna) que no hemos masticado bien, hemos tragado por error o mientras nos reíamos. Aunque menos frecuente, el atragantamiento también puede producirse fuera de las comidas con objetos cotidianos, sobre todo en el caso de los niños: el tapón de un bolígrafo, una canica o una pieza de construcción, etc.

Qué hacer en caso de atragantamiento

Muchas veces, el atragantamiento es parcial (podemos seguir respirando, aunque con cierta dificultad) y se puede solucionar tosiendo, aclarando la garganta o carraspeando. Cuando el atragantamiento es total, la respiración queda totalmente impedida y el riesgo es mucho mayor, ya que a partir de los tres minutos de falta de oxígeno se pueden producir daños cerebrales irreversibles o la muerte. Los signos para identificar un atragantamiento total son una tos silenciosa, incapacidad para hablar o emitir sonidos y llevarse las manos a la garganta. Si alguna vez presencias esto, sigue estos pasos de primeros auxilios:

1. Pedir calma. Lo primero que hacemos instintivamente cuando no podemos respirar es tratar de coger aire con más fuerza. Esto agrava la situación, ya que así solo conseguiremos que el objeto que tenemos atragantado quede más adentro además de ponernos más nerviosos. Por eso, si presenciamos un atragantamiento, lo primero que debemos intentar es que no cunda el pánico y pedirle a la persona atragantada que se calme en la medida de lo posible. Eso sí, no debemos olvidar que estamos ante una situación de emergencia y que nosotros debemos actuar con inmediatez. Si hay más personas presentes, es importante avisar a los servicios de emergencia o, si el lugar es publico, pedir la ayuda de un médico. Que no te dé vergüenza gritar “¿Hay algún médico en la sala?“.

2. Golpear la espalda. Si el atragantamiento no es demasiado profundo, el objeto bloqueado puede salir expulsado con golpes secos en la espalda, así que es lo primero que deberíamos intentar: Golpea cinco veces con la palma de la mano en la espalda del afectado, entre las clavículas, y trata de ver si el objeto ha sido expulsado.

3. Maniobra de Heimlich. Si sigue sin poder respirar, pídele que se ponga en pie y colócate detrás de él. Rodea su pecho con tus brazos, coloca el puño cerrado con el pulgar hacia dentro en la boca del estómago del afectado (la parte del busto entre las costillas y el ombligo) y, ayudando con la otra mano, presiona fuertemente hacia atrás y arriba a la vez. Repite este movimiento hasta que el objeto salga expulsado y la persona pueda respirar, toser y hablar.

La maniobra de Heimlich, y su variante para personas inconscientes, se puede ver en este vídeo:

Como ves, siguiendo estas instrucciones puedes salvar una vida. Pero, ¿Qué pasa cuando el atragantamiento te sucede a ti y estás solo? No te preocupes, puedes practicarte tú mismo la Maniobra de Heimlich:

1. Como en el anterior caso, y tras comprobar que la obstrucción es completa y no puedes respirar ni toser, ¡cálmate!

2. Ponte en pie y busca una silla con respaldo, si es que no estabas sentado en una.

3. Sitúate tras la silla y sitúa su respaldo hacia ti.

4. Déjate caer con fuerza sobre el borde superior del respaldo, de tal manera que presione sobre la boca de tu estómago. Repite hasta que expulses el objeto.

Si no encuentras una silla con respaldo, puedes realizarte la maniobra de Heimlich contra el borde de una mesa alta, la encimera de la cocina o un lavabo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.