¿Quién inventó el reloj?

Tecnología Ir a comentarios

Medir el tiempo siempre ha sido una necesidad para el ser humano. Gracias a él podemos organizarnos y administrar las diferentes tareas y actividades que realizamos durante nuestro día a día. Sin embargo, esta herramienta tan imprescindible en la actualidad, fue inventada ya hace más de 4.000 años por la civilización egipcia. Estos usaban un reloj de sol, pero solo podían usarlo durante el día ante la falta de luz solar durante el resto de la jornada. Entonces, ¿cómo hacían para medir el tiempo nocturno?

Los diferentes relojes hasta llegar a nuestros días

Para calcular el tiempo durante la noche los egipcios inventaron un reloj de agua. Este era un recipiente en el que el agua fluía de manera constante, lo que permitía calcular cada hora. Pero, como es obvio, su precisión no era exacta, así que años más tarde los chinos evolucionaron dicho invento, creando otro reloj de agua con mayor exactitud.

Con el paso del tiempo se desarrollaría en Europa el conocido reloj de arena.  Como ya habrás visto en algunas películas e incluso en algunos juegos de mesa, este está hecho por dos recipientes unidos entre sí  por un estrecho conducto por el que va cayendo la arena. Era muy usado por los griegos y los romanos, quienes consideraban que el tiempo que tardaba el recipiente en vaciarse equivalía a una hora. En cualquier caso, el reloj de arena tampoco tenía la exactitud necesaria.

Así, se entiende que el ser humano siguiera buscando el instrumento perfecto para medir el tiempo. El primer reloj mecánico cumplió con dicha función…para la época. Si bien es cierto que tenía un error cercano a los 5 minutos diarios, era el mejor reloj inventado hasta entonces y fue utilizado en muchas iglesias para saber cuándo tocar las campanas. Hablamos del siglo XVII, cuando Christian Huygens creó el primer reloj mecánico (era un péndulo con peso) basándose en la información generada por Galileo Galilei, quien estipuló  que 1 hora equivalía a 60 minutos

El reloj de bolsillo, toda una revolución

Tomando el reloj mecánico como base, se creó el reloj de bolsillo, por lo que cada persona podría saber el tiempo siempre que lo requiriese. Es cierto que era muy cómodo, pero solo unos pocos podían hacerlo dado el alto precio que estos tenían. Su uso era habitual entre la clase alta de Europa. Los había de diferentes formas y estilos y con su llegada bajaron los precios de los relojes con péndulo, que ahora eran más accesibles.

A principios del siglo XIX Louis Breguet inventa y construye el primer reloj de pulsera. Lo diseña para la Reina de Nápoles y a partir de ese momento es habitual verlo en las muñecas de las mujeres. Es más pequeño que el reloj de bolsillo, el cual sigue siendo utilizado por los hombres. Sin embargo, años después Louis Cartier crea el primer reloj de pulsera para hombres, ya que su amigo Santos Dumont, piloto de avión, quería ver la hora mientras volaba. Esto comienza a hacerse popular entre los militares que acuden a la primera guerra mundial y termina extrapolándose al resto de la sociedad. Durante las décadas del 50 y del 60, el reloj de pulsera mecánico se vuelve muy popular entre hombre y mujeres.

No mucho más tarde, los suizos crean el primer reloj de pulsera electrónico, que utiliza un cuarzo muy pequeño dentro del mecanismo para dar la hora. Su llegada supuso la definitiva introducción de la electrónica en la relojería. Ahora quizás entiendas el dicho de “tan puntual como un reloj suizo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *