¿Quién inventó la noria de feria?

Sociedad Ir a comentarios

Noria Paris Pese a que ya en la antigüedad, y supuestamente con origen en Oriente Medio, existiesen mecanismos circulares de noria como máquinas hidráulicas para el regadío, la noria como atracción de feria es algo  mucho más moderno, y de cuya inauguración se tiene certera constancia. ¿Quién inventó la noria de feria?

La primera noria la diseñó y construyó el ingeniero estadounidense George Washington Gale Ferris, Jr., como atracción estrella de la Exposición Universal de Chicago en 1893. A dicha construcción se la llamó Ferris Wheel (Rueda de Ferris), nombre que al final adoptó el inglés también para referirse el término genérico. Tal fue el éxito de este gigante de 80,4 metros que, desde entonces, las norias pasarían a ser atracción indispensable en cualquier feria del mundo.

Oriundo de Illinois, Ferris había dedicado su vida previa a construir carreteras y puentes, aunque fue esta pieza de feria lo que de verdad lo llevó hasta la notoriedad. No en vano, éste fue el lugar más visitado de los erigidos en la exposición. Curiosamente, el objetivo inicial del proyecto era concebir un proyecto que superara en magnitud a la Torre Eiffel, presentada en la Exposición Internacional de París en 1889. Los organizadores querían algo “original, atrevido y único” y Ferris les respondió con los bocetos de una rueda desde la que los visitantes pudieran ver la exposición en todo su ser. En un primer momento, la comisión dudaba de su seguridad, pero el diseñador no tardó en reunir a varios ingenieros prestigiosos e inversores locales para dar el visto bueno. El resto, como se suele decir en estos casos, es historia.

Después del cierre de la feria internacional, sin embargo, el ingeniero pasó dos años en disputas legales junto a sus trabajadores, que reclamaban parte de los 750 mil dólares de beneficios que la organización había ganado.

La que también fue conocida como Chicago Wheel fue forjada por la Compañía de Metales Belén de Pittsburg, y pesaba 89.320 libras con un pie de 4,9 metros de diámetros. Cada una de las 36 cabinas giratorias pesaban, por su parte, unos 53.031 libras. En total, tenía capacidad para 2.160 personas (60 por coche).

En la actualidad, la noria más alta es la Singapore Flyer, de Singapur, que mide 165 metros y gira desde 2008. La londinense London Eye no se queda lejos, en tercera posición y con 135 metros de alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *