Cinco consejos para llevar una dieta saludable

Ciencias Naturales Ir a comentarios

Tener hábitos saludables ayuda a mantenerse en forma y, aunque estar sano no es sinónimo de ausencia de enfermedad, implica un estado permanente tanto de bienestar físico como emocional y psicológico que ayudan a mejorar nuestra calidad de vida.

De esta forma, quienes buscan llevar un estilo de vida sano, necesitan incorporar a su rutina acciones sencillas pero saludables. Hacer ejercicio y descansar por igual, evitar los vicios y mantener una actitud positiva son solo algunas de las claves para cuidar la salud, así como llevar una alimentación equilibrada.

Y es que, muchos estudios son los que han demostrado la estrecha relación existente entre saber cocinar y la salud, por lo que os mostramos una serie de consejos básicos para llevar una vida sana en la cocina.

Aprende a cocinar

Así tendrás el control sobre dónde viene tu comida, cómo la cocinas, la calidad de los ingredientes y el tamaño de las porciones. Los alimentos congelados y la comida a domicilio han provocado que muchas personas se vuelvan “cómodas”, pero saber cocinar es una habilidad que nos permite, por ejemplo, moderar la cantidad de sal y azúcar que se utiliza.

Por lo tanto, debemos vigilar nuestra alimentación, eliminando la comida basura (por algo recibe dicho nombre) e introduciendo frutas y vegetales ¡Eso sería un gran acierto! Comer 5 porciones de frutas y verduras al día debe ser obligatorio porque aportan gran cantidad de nutrientes, vitaminas y minerales que el organismo necesita.

Elige bien los ingredientes


Elige bien los ingredientes

Una persona necesita más de 40 nutrientes distintos para mantenerse en buen estado, pero ningún alimento por bueno que sea es capaz de suministrarlo por sí solo. Por ello, debemos escoger bien los ingredientes y combinarlos de manera adecuada. Sin embargo, pese a la gran diversidad de alimentos disponibles no siempre se aprovechan, por lo que elegir bien cuando se hace la compra es fundamental.

De esta manera conseguiremos la tan famosa dieta equilibrada. Cuanta mayor variedad de alimentos componga la comida, más cerca de alcanzar el objetivo estaremos. Se recomienda realizar 4 ó 5 comidas al día y desayunar todos los días de la forma más abundante posible, pero la mejor opción es acudir a un nutricionista y que te haga un plan de comidas que se ajusten a tu persona.

El agua, imprescindible en la dieta

El agua es vital para la salud, por eso es muy importante mantener el cuerpo siempre bien hidratado. Purifica nuestro organismo, eliminando toxinas y mejorando así el funcionamiento de los órganos y el estado de la piel. Además, nos ayuda a adelgazar, pero es recomendable beber agua antes de las comidas, ya que de otra manera nos provocará sensación de hinchazón en el estómago y puede incluso llegar a sentarnos mal.

La cantidad de agua que tu cuerpo necesita depende del estilo de vida que se lleve a cabo, de la actividad física, del tipo de dieta y de otros factores como el clima del lugar donde habitas. Por lo general, se recomienda beber 2 ó 3 litros de agua por día, especialmente en verano, cuando hace más calor.

Mantener limpia y seca la cocina

Mantener limpia y seca la cocina

La limpieza también es salud. Por la cocina circulan a diario todo tipo de alimentos y bebidas, personas que entran y salen…y con pasar un simple trapo pensamos que ya está todo limpio. ¡Error! En el mismo lugar picamos pollo, verduras, descongelamos alimentos…etc. Por ello, es importante contar con el jabón adecuado para eliminar todas las bacterias no solo de nuestras manos, sino también de las superficies de la cocina.

Además, la humedad es el peor enemigo de la limpieza. Debemos secar los platos, el fregadero y todos los objetos de uso cotidiano de la cocina porque de esta manera, evitaremos la proliferación de hongos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.