Cómo elegir las bebidas deportivas

Deporte Ir a comentarios

bebidas_deportivasEl gran boom que ha experimentado el mercado de las bebidas deportivas es un hecho. Las podemos encontrar en supermercados, tiendas especializadas e incluso en las gasolineras y tiendas de golosinas. Pero realmente, ¿para qué sirven las bebidas deportivas?, y sobre todo, ¿cómo seleccionar aquella que más nos conviene en cada momento?.

Respondiendo a la primera pregunta hay que decir que las bebidas deportivas son bebidas que se han creado expresamente para ser utilizadas en la práctica del deporte. Esto quiere decir que no se deben consumir como si fueran un refresco o agua. Si queremos hidratarnos un día de calor o tenemos sed es mejor que bebamos agua o zumo.

Para responder a la segunda pregunta es por lo que hemos creado este artículo. Puestos en la situación de que practicamos deporte, ¿cómo elegir el tipo de bebida deportiva que más se adapta a nuestras necesidades?.

En principio las bebidas deportivas están creadas paramantener nuestro organismo hidratado y optimizar el rendimiento físico haciendo que la aparición de la fatiga se retrase lo máximo posible. Las dos causas fundamentales por las que aparece el cansancio mientras realizamos ejercicio son la deshidratación (pérdida de agua y electrolitos) y la pérdida de hidratos de carbono.

Es por ello que cualquier bebida deportiva que se precie ltiene que estar compuesta por agua, sales e hidratos de carbono. Las diferencias entre las bebidas deportivas vienen sobre todo marcadas por las diferentes concentraciones de estos nutrientes que tienen unas y otras.

Los hidratos de carbono ayudan a mejorar el rendimiento ya que suponen combustible para el músculo. Eso sí, tenemos que ser conscientes de que el límite de absorción del cuerpo está en unos 60 gramos por hora. Además, se aconseja que la proporción de hidratos no supere los 9 gramos por cada 100 mililitros de bebida. Los hidratos más utilizados son la glucosa, la fructosa, la sacarosa y los polímeros de glucosa. La glucosa permite una mejor absorción del sodio (un electrolito fundamental).

Los electrolitos son también elementos muy necesarios para una correcta hidratación y un buen funcionamiento muscular. El único electrolito que tiene demostrada su efectividad durante la práctica del deporte es el sodio. Importantísimo si lo que queremos es evitar una bajada de sodio en sangre. Por lo general se recomienda una concentración de entre 460 y 1150 miligramos por litro. Existen otros electrolitos como el potasio pero su uso está más aconsejado después de la práctica de la actividad física facilitándonos una mejor recuperación.

La especialización es una característica de estas bebidas. Desde que Robert Cade, médico y científico de la Universidad de Florida, desarrollará en la década de 1960 un método para reponer los líquidos y nutrientes que los deportistas perdían con el sudor, el mundo de las bebidas deportivas ha crecido exponencialmente.

bebidas isotonicas Por lo general lo que marca la diferencia entre unas bebidas deportivas y otras es la osmolalidad, es decir, la concentración de solutos totales en una bebida. Es esta concentración la que determina la efectividad hidratante de una bebida deportiva. De esta manera hablamos de bebidas hipotónicas cuando la concentración es inferior a la que encontramos en sangre, de bebidas isotónicas cuando la concentración es similar e hipertónicas cuando la concentración es superior.

Contra mayor es la concentración mayor es el tiempo que el organismo necesita para digerir los nutrientes, además necesitará más agua para diluirlos. Y viceversa, con concentraciones similares a las del organismo la absorción será mucho más rápida y la capacidad de hidratación será mayor.

Por eso las bebidas deportivas más recomendadas para su uso durante la práctica del deporte son las bebidas isotónicas. Con todo, siempre tendremos que tener en cuenta el tipo, la duración y la intensidad del ejercicio además de las condiciones ambientales en las que lo vamos a realizar.

Si vamos a realizar una actividad deportiva suave y no vamos a sudar mucho tendríamos que seleccionar una bebida deportiva isotónica con menos concentración de hidratos de carbono y sodio.

Por el contrario, si vamos a realizar una actividad física intensa a altas temperaturas deberíamos de seleccionar una bebida isotónica pero con mayor concentración de hidratos y sodio. En casos de grandes esfuerzos físicos se aconsejan los preparados que contengan polimeros de glucosa y no sólo glucosa o fructosa.

También podemos enfrentarnos a un entrenamiento intenso a bajas temperaturas por lo que la sudoración va a ser baja. En este caso podríamos hacer uso de bebidas hipertónicas o isotónicas con una alta concentración de hidratos y electrolitos ya que el organismo no va a necesitar compensar tantos líquidos.

Existen también bebidas deportivas que contienen además de hidratos y electrolitos, proteínas, vitaminas y aminoácidos. En principio parece que mejoran el rendimiento y la recuperación en situación de esfuerzo muy prolongado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *