¿Cómo cuidar la salud?

Salud Ir a comentarios

salud
Entendemos por salud las condiciones físicas en las que se encuentra un organismo en un momento determinado. Como sabes, el estado de una persona es variable -no siempre nos encontramos bien o mal- y depende de numerosos factores, entre los que se encuentran los genéticos, los ambientales, la atención sanitaria y los hábitos de vida. ¿Cómo cuidar la salud? Te damos algunos consejos.

Vigila tu alimentación

Es importante que tu alimentación sea sana y equilibrada. Aumenta el consumo diario de frutas y verduras, reduce el de grasas y sal y opta por los suplementos vitamínicos para abastecer a tu cuerpo de los nutrientes que necesita. Bebe además agua en abundancia -hidrata y ayuda a evacuar residuos- y reduce o elimina el alcohol y el tabaco.

Haz ejercicio

Mens sana y corpore sano. Nuestro cuerpo es una máquina y el deporte ayuda a que ésta funcione en perfectas condiciones. Media hora de ejercicio diario será suficiente para estimular nuestro sistema circulatorio y quemar grasa -el peso importa-. No es bueno abusar, no hay que excederse, pero salud y vida sedentaria no son compatibles.

Duermen bien

Descansar correctamente es fundamental para recuperar energía y emprender los retos cotidianos en plenitud de facultades. No todas las personas necesitan dormir lo mismo, pero lo apropiado suelen ser 7 u 8 horas de sueño al día.

Fomenta las relaciones personales

Somos seres afectivos y sociables. Fomentar las relaciones con familiares y amigos será siempre una terapia saludable.

Diviértete

No hemos venido al mundo a sufrir, sino, a ser posible, a todo lo contrario. Reírse es saludable, así como ser positivo. Te animamos a que disfrutes en lo posible, a que te lo pases bien y descargues tus problemas haciendo eso que tanto te gusta. Aprovecha el tiempo de ocio; la salud emocional tiene importancia.

Cero estrés

El estrés es una gran amenaza para la salud. Trata de relativizarlo y siempre que puedas apárcalo. Libérate y recuerda: si un problema tiene solución, para qué preocuparse; y si no tiene solución, para qué preocuparse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *