Consejos para superar el síndrome postvacacional

Salud Ir a comentarios

 

Muchos sufren lo que se conoce como síndrome postvacacional en el mes de Septiembre, y es que por estas fechas se termina la época de ocio y toca volver a la rutina tras un placentero descanso. El regreso al trabajo, o a las clases si aún eres estudiante, puede provocar estrés; apatía, cansancio injustificado, falta de concentración o cambios de humor son algunos de sus síntomas.  Para ayudarte a superarlos, hemos creado una lista con diferentes consejos para superar el síndrome postvacacional.

Consejos para superar el síndrome postvacacional

  1. Si eres de los que tiene por costumbre apurar tus vacaciones hasta el último día, tienes un problema. Planifica tu regreso con cierto margen de tiempo, porque de esta manera podrás ir organizando tu vuelta a las obligaciones y mentalizarte para ello. Empezar el trabajo un miércoles o jueves hará que el comienzo sea más progresivo. Además, viéndolo de otro modo… ¡podrás deshacer la maleta sin agobios!
  2. Seguramente haya demasiadas tareas a realizar tras tanto tiempo sin encargarte de ellas. Así que, antes de nada, organiza tu agenda y ordena el escritorio porque ver todo colocado te ayudará a ver la primera semana de otro modo. Y, sobre todo, no intentes hacer todo de golpe. Hay que evitar las jornadas maratonianas y respetar el horario laboral, así estarás más animado y serás más productivo.
  3. Nunca mires atrás. Si en el ordenador tienes una foto de una de las playas donde has pasado tu tiempo de descanso, es hora de quitarla. Para intentar superar el trauma, búscate una actividad a realizar durante el fin de semana que te motive, ya que de este modo conseguirás que tus primeros días sean más agradables pensando en ella.
  4. En cualquier caso, intenta no dejar de hacer las cosas que hacías durante las vacaciones. Ir a la piscina, dar un paseo por la playa o ir de compras con las amigas y amigos todavía es posible. Cuando el trabajo te lo permita, sigue realizando estas actividades y así tus obligaciones no serán tan estresantes.
  5. De igual modo, el descanso es fundamental. Durante la vacaciones solemos trasnochar y dormir horas de más…o de menos, según el día. Por ello, al inicio costará coger el sueño y madrugar será aún más complicado, pero debemos evitar a toda costa echar siestas a media tarde; así cuando llegue la noche caeremos en la cama pronto y cogeremos la rutina de dormir 8 horas.
  6. Si nada te sirve, solo te queda recurrir a la paciencia. Acostumbrarte a estudiar o trabajar de nuevo solo te llevará un par de semanas. Piensa en positivo y deja la negatividad de lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *